2710494 - 6178618 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ser Mujer

Es dar vida, entrega, mantener lazos, dedicación, sabiduría, cuidar, escuchar, amor incondicional, comprensión profunda, paciencia infinita, un corazón lleno de sentimientos, capacidad de organización, intuición, inteligencia………..

Es dar vida, entrega, mantener lazos, dedicación, sabiduría, cuidar, escuchar, amor incondicional, comprensión profunda, paciencia infinita, un corazón lleno de sentimientos, capacidad de organización, intuición, inteligencia………..

Es ser transmisora, sustentadora, protectora, luchadora, compañera, es ser la hija más de Dios.

Pero a pesar de todo los maravilloso que es ser mujer, no siempre se le ha considerado de gran valor. La mujer como sus derechos han sido vulnerados por una sociedad machista que durante años la subestimó por el simple hecho de ser mujer. Soportando injusticias en el hogar – trabajo, a lo largo de la historia y Colombia no ha sido la excepción.

Desde la época de la colonización hasta principios del siglo XX, cuando las mujeres cansadas de las injusticias y las desigualdades reclamaron por fin la equidad. En la lucha de los derechos de la mujer en Colombia, nace una heroína: BETSABE ESPINAL, una humilde campesina de tan solo veinticuatro años, que el 20 de febrero de 1920, aún en sus condiciones de inferioridad para la época logró armar la primera huelga sindicalista en la famosa fábrica de tejidos de Bello Antioquia. Para ese entonces las mujeres que operaban en la fábrica eran alrededor de 400 y los hombres eran 100.

El paro duró veintiún días en los cuales las mujeres no trabajaron y tampoco dejaron trabajar a los hombres, que terminaron uniéndose a sus peticiones. Después de veintiún días de huelga, la fábrica se vio obligada a ceder ante los reclamos de las obreras y a cumplir con las exigencias y a su vez, las obreras firman una cláusula en la cual se obligan a nunca más protestar.

Mucho después, en el año 1945, el congreso de la república reforma la constitución reconociéndole a la mujer los derechos del ciudadano, que aplicaban hasta esa época solo para los varones mayores de veintiún años, más todavía no se le permitió a la mujer de participar en la escena política.

En 1946 la ONU hizo un llamado a los países Latinoamericanos exigiéndoles la inclusión de las mujeres en las decisiones democráticas. En 1947 el proyecto que hacía referencia al voto femenino entra al congreso donde hay aprobación mayoritaria, pero fue archivado. Solo en 1958 se logra la aprobación del derecho de la mujer al voto, en la elección presidencial que tuvo como ganador al Dr. Guillermo León Valencia. Solo tan solo hace 54 años, la mujer puede votar en este país.

Aunque Colombia fue uno de los últimos países de Latinoamérica en aprobar el derecho al voto femenino, hoy es pionera en la defensa de los derechos de la mujer, aún falta mucho para poder lograr la equidad o igualdad real.

Hoy Colombia continua en proceso de transformación creando un país donde hombres y mujeres podamos contar con las mismas oportunidades, beneficios y derechos, logrando un verdadero derecho social