2710494 - 6178618 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

CHARLAS NOVIAZGO Y SEXUALIDAD

La Iglesia Católica y la homosexualidad
 

La Iglesia, distingue entre la maldad objetiva de la actividad homosexual y la responsabilidad subjetiva de quien la realiza.

 

Esto no quiere decir que las personas que practican estos actos siempre sean subjetivamente excusables, sino que a veces la ignorancia, el abuso de otras personas, las influencias ambientales muy fuertes, etc. son como las raices que llevan a una persona a esta condición.

 JESUS Y PERDON

 

La Iglesia hace una diferencia entre actividad homosexual y orientación homosexual

 

 video: El tercer camino: 

 

 
 
 
 

 

 


 

  El verdadero amor saber esperar y solo lo puedes alcanzar con los CON-DONES SANTOS.

 

Con esta campaña lograremos recuperar el sentido del sincero amor, purificar los sentimientos y vivir noviazgos sanos. 

 

¡Por la compra de una cajita apoyas a un bebé por nacer!


 

En la Plaza de San Pedro, el Papa alentó a más de

 

 

20 mil novios por el día de San Valentín,

 

a no tenerle miedo a decir “sí” para siempre

 

y a quienes exhortó a vivir el perdón y

 

la gratitud cotidianamente en el matrimonio.

 

 

 

El Santo Padre llegó a la Plaza para saludar a los novios y responder a tres preguntas sobre el miedo al sí “para siempre”; la vida en común y la forma de celebrar el matrimonio.

 

 

 

“Es importante preguntarnos si es posible amarse ‘para siempre’ –dijo el Papa–. Hoy en día muchas personas tienen miedo de tomar decisiones definitivas, para toda la vida, porque parece imposible... y esta mentalidad lleva a muchos que se preparan para el matrimonio a decir: ‘Estamos juntos hasta que nos dure el amor’.... Pero, ¿qué entendemos por ‘amor’? ¿Sólo un sentimiento, una condición psicofísica? Ciertamente, si es así, no se puede construir sobre ello nada sólido”.

 

 

 

Pero, continuó el Santo Padre, “si el amor es una relación, entonces es una realidad que crece y también podemos decir, a modo de ejemplo, que se construye como una casa. Y la casa se edifica en compañía, ¡no solos!.. No querrán construirla sobre la arena de los sentimientos que van y vienen, sino sobre la roca del amor verdadero, el amor que viene de Dios. La familia nace de este proyecto de amor que quiere crecer como se construye una casa: que sea lugar de afecto, de ayuda, de esperanza”.
 

  

 

 

Fuente:http://es.catholic.net/jovenes/435/3324/articulo.php?id=61169