2710494 - 6178618 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Historia CREO!

HISTORIA FUNDACION CREO


  Inspiración Divina

 

Esta es una historia de esperanza, para este siglo que en medio del sonido de los celulares y los trajines de todos los días, donde la gente se olvidó de creer en los milagros, que ocurren en ciudades sencillas y a personas normales.

Es una de esas pocas historias que parecen confundir el límite entre la verdad y la ficción, pero en esta narración a diferencia de muchas otras que abundan en libros, de novelas y cuentos, lo que parece ficción es verdad y por eso mismo vale la pena ser contada, para que otros, puedan creer y crear.

Cuando la escuche por primera vez puedo decir que me impacto, lo primero que pensé fue que buena historia y lo segundo tengo que escribirla .... (del autor)

Ella durante nueve meses de oración, ente Jesús Sacramentado, aprendió a escuchar a Dios, con humildad y con lágrimas suplico por mucho tiempo a Nuestro Señor que le mostrara su voluntad. Sumergida en la oración, con una fe inquebrantable y un corazón dispuesto a dar mucho de amor, comprendió que Dios le estaba encargando una obra para sus hijos, “sus pequeños y amenazados bebes”.

Nuestro Señor le hablaba al corazón y ella obedecía.....y así los dos hicieron un equipo poderoso para sobrepasar todos los inconvenientes que se presentarían. En sus encuentros le revelaba todo sobre la obra: su misión, visión y sus beneficiarios. Todo estaba sustentado en una promesa: “¡Dichosa tú por haber creído que han de cumplirse las cosas que el Señor te ha dicho!” (Luc.1:45)

En esta promesa que Nuestro Señor ha cumplido extraordinariamente le prometió que todo lo que necesitara para "Esta obra de Dios", se lo daría. Obviamente no sería fácil, pero ella confiaba ciegamente.

Solo faltaba un detalle.....la obra no tenía un nombre y como todo lo hacía en oración, le pedía a Dios que le diera un nombre que fuera revelado por Él. Encima del Sagrario de la Parroquia San Francisco de Sales se encontraba un cuadro de las vocaciones sacerdotales, donde estaba escrita la palabra ”MISERICORDIA”. De nuevo Revelación Divina, hace brillar cuatro letras del letrero, y se deletreaba el nombre de su nueva obra de amor: CREO...

Ella Pensaba, que se había vuelto loca, que nadie le creería lo que acababa de vivir, busco al Sacerdote de esa Parroquia el padre Jimmy Torres Sáenz, para que le ayudara a entender y de manera indirecta empezó a dirigirla, al principio de manera fuerte porque no le creía y luego él mismo se sorprendía por todo lo que Dios le confirmaba.


                               

Ella había trabajado para el mundo 15 años en una empresa, renunció a la empresa para trabajar para Dios y se capacitó en la defensa de la vida por 9 años. Aunque tenía muchos años de experiencia en temas provida, en ese momento se sentía como la niña más indefensa e inexperta. El Señor ahora la estaba invitando a asumir un reto más grande, el reto de formar su propia fundación, mejor dicho la estaba encargando de su obra.

¿Qué hacer? ¿Cómo hacerlo? ¿Cuándo? Todas estas preguntas llegaban a su mente y regresaban por donde habían venido, vacías y sin respuestas.

De nuevo en su encuentro personal con Jesús Sacramentado, le suplicaba al Señor que le enviara alguien que sea más fuerte y más grande en conocimientos que ella, Dios le escucho y la respuesta fue inmediata, le presento al El Padre Wilson Salazar, que había llegado como Vicario de esa Parroquia y en su momento se con convirtió en el Director Espiritual de La Fundación CREO.

Así se encontraron dos seres humanos maravillosos, luchando por un mismo ideal, respondiendo al llamado de Nuestro Señor, iniciaron juntos el camino, creando proyectos educativos de prevención en los colegios, defendiendo la vida del bebé por nacer y rescatando sus familias.

Dios les fue colocando personas que les acompañaban a cumplir los objetivos de la fundación. Todos trabajaban por amor a Dios, en aquel proyecto, que ya no era solo un sueño o una ilusión sino que era una realidad que veían ante sus ojos todos los días.

Lo más asombroso de esta historia fue como consiguieron la casa que sería la sede después, no fue una tarea fácil, no tenían recursos ni respaldos económicos. Siempre recurrían a la oración para que les fuera revelado el lugar escogido por Dios. Encontraron casas, grandes, pequeñas, baratas y caras. Le hicieron la novena a San José.

Ella me decía que Dios confirma tres veces lo que quiere, es así como la encontraron, era vieja, fea, gastada y llena de problemas. Pero era la que había elegido Dios. Los dueños les exigían que debían comprarla. Ella sintió en sus corazón que Dios respondería y se comprometió a comprarla con plata del Cielo, es algo inexplicable pero su fe, hacia mover la mano de Dios.

Me contaba, con gran entusiasmo, pudimos arreglar la casa y luego la compramos después de dos años de mucha oración, con la plata del cielo y de la tierra… Como la mejor de las detectives le pregunte ¿cómo así?, que la plata llegó del cielo y de la tierra, y lo explico de la siguiente manera: _... del cielo... ya que su hermana, había muerto unos meses atrás en un accidente de avión y le había dejado un poco de dinero por medio del seguro que cobraron. _ Dijiste que también de la tierra?, le pregunte: sonrió levemente, como quien recuerda un buen momento vivido que vale la pena ser contado. _... si de la tierra me respondió afirmando... Dios en oración me mostraba las personas que me ayudarían y me las ponía en el camino, iban buscando sanar sus corazones y en agradecimiento apoyaban la obra con generosidad.

Ahora entiendo, que Dios habita en esa obra, porque Él es el centro de todo, hasta le hicieron su oficina… es un Oratorio donde está el Cuadro que pertenecía a la Parroquia, donde se origina todo esta manifestación de Amor, fue el mismo Sacerdote que le dirigió al principio, el Padre Jimmy, quien entronizó el cuadro, diciéndole: “Ahora vengo a decirle que yo le creo”. El, Ahora descansa en la Paz del Señor y desde el Cielo ruega a Dios por la obra que ayudo a crear.

En oración ella pedía al Señor muy confiada, que le enviara los mejores seres humanos para trabajar en su obra y así fue, empezaron a llegar jóvenes, profesionales y amas de casa, que estaban dispuestos a decir sí.... Ahora esta institución de Dios, tiene un recurso humano rico en Amor y Misericordia, donando su tiempo con generosidad, una casa hermosa llenas de detalles, equipada con todo lo necesario para cumplir sus objetivos… unos la ven como una escuelita, otros la ven como una clínica donde reciben todo el Amor que necesitan.

Era necesario: concebirse, gestarse y nacer, para que nuestros ojos lo vieran. En el camino de nuestra historia han aparecido muchos rostros... algunos pasajeros, otros permanentes, siguen allí entregándolo todo en el día a día, reconociendo que cada noche vuelven a sus casas con la satisfacción de haber cumplido el sueño de Dios. Esperando sean renovadas sus fuerzas para comenzar el nuevo día, para hacer sonreír a Dios.

Las puertas y sus corazones siempre estarán abiertos para que se puedan entrelazar nuevas historias y después de puntadas casi invisibles se pueda seguir tejiendo la historia de la fundación...que no termina por que se escribe a diario. Querido lector esta es la historia de la fundación Creo, parece cuento pero no, es un sueño de Dios hecho realidad. ¡Que Dios guarde a Janet Martínez, una esclava del Señor, una luchadora incansable, un ejemplo de vida en Dios!.

 

FIN…
Anónimo

 

servidores 2014