2710494 - 6178618 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Testimonio Grupo Amarte

Bogotá, 3 de Marzo 2019

Sentimientos encontrados me invaden en este día; tristeza por tener que decir adiós al programa Luna de Miel (ahora grupo Amarte) de la fundación Creo y dejar de ver a personas tan maravillosas que me ayudaron tanto en mi formación, pero ya cumplí a cabalidad con el ciclo y es necesario ir a dar frutos de todo lo aprendido allí. Pero tan bien siento una gran alegría y asombro de ver el cambio que para la gloria de Dios he tenido. Hace 6 anos, una mujer soltera cuyo único pensamiento era que si no estaba para casada no podría realizarse, maltratada por una sociedad que exige que toda mujer después de cierta edad debe convertirse en madre o sino meterse de religiosa; pero para la gloria de Dios, después de haber estado en psiquiatría y medicada por un estado depresivo y de haber frecuentado algunos grupos de oración que aumentaron mi decepción por la vida; llegué a la Fundación Creo, en donde todo un paquete completo (como cariñosamente lo llamo) se encargo de reparar cada una de mis áreas, inicie con Penitencia de Amor acompañada de una amorosa orientadora, luego vinieron mis citas con el director espiritual que Dios tenía reservado para mi y como no nombrar cada una de las Charlas de Luna, en donde logre re-establecer mi auto-estima, entender que el primer y gran amor de la vida es Jesús, que la soltería es otro estado de vida que nos permite alcanzar la santidad, aprendí que la felicidad esta dentro de mi, aprendí a diseñar un proyecto de vida según los planes de Dios, como poder integrarme a un grupo de amigos sin tener temor, como tener una comunicación asertiva y muchísimas otras cosas que no podría ni enumerar, pero de lo que si puedo dar garantía es que este cacharro viejo Dios lo renovó y que yo nunca volveré a tocar fondo, por que mi vida va es para arriba, pues me siento realizada dentro de mi soltería.

Gracias Dios por haber puesto este lugar en mi camino cuando más lo necesitaba, Gracias a la creadora y directora de la fundación Creo y por tanto amor que tiene en su corazón, Gracias a mi orientadora y al sacerdote que me dirige espiritualmente por cada escucha, por cada consejo y por cada luz que me han dado en medio de las tormentas, Gracias a esas 3 mujeres que estaban a cargo de la coordinación por cada actividad, charla y retiro realizado con tanto esmero, gracias a cada uno de los compañeros del grupo por demostrarme su cariño. Los amo en el amor de Jesús y siempre tendrán en mi una servidora para lo que necesiten.

Su Fiel Amiga CLG.