2710494 - 6178618 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

8. ALMAS CONSAGRADAS

TESTIMONIOS DE LA PENITENCIA POR AMOR !!!!  


8. ALMAS CONSAGRADAS

 

Pic 2CUATRO FRAILES DE UNA COMUNIDAD RELIGIOSA, GRACIAS A LA PENITENCIA POR AMOR AFIANZARON SU VOCACIÓN Y AHORA SON SACERDOTES

Hace cuatro años, llegaron a la Fundación Creo cuatro frailes muy jóvenes de una comunidad religiosa, para realizar un servicio en uno de los programas de acción social que se realiza en la institución. Para ellos y para nosotros fue un regalo de Dios conocernos, ya que las jovencitas que asisten a la Fundación están embarazadas y son muy jóvenes, muchas de ellas viven con el corazón herido y tienen desfigurado el amor.

Cuando ellas conocieron a los frailes, entendieron que existían hombres buenos, que a pesar de ser jóvenes les hablaban del amor de Dios. Tanto ellas como los frailes aprendieron mutuamente a través de sus experiencias.

Ellos conocieron también La Penitencia por Amor, les pareció un regalo muy grande de Dios, y comenzaron a hacerla por ellos y por sus familias, sus vidas consagradas tomaron fortaleza para reconocer que no se habían equivocado de camino y cinco años después fue invitada la fundación a la ceremonia de su ordenación sacerdotal.

 

NACÍ DE NUEVO PARA SER LA ESPOSA DE JESUCRISTO

Pic 2

Empezaré dando gracias, gloria y alabanza a Dios por esta gran oportunidad que me ha permitido vivir, solo a Él la gloria, porque en su infinito amor permite que almitas como yo quedemos más y más enamoradas de Él.

Soy una mujer de 23 años, que ha sido llamada a la vida consagrada, estuve en un convento, donde tuve una experiencia personal y maravillosa con Dios, pero al mismo tiempo una experiencia de pruebas, las cuales no superé por fijarme más en lo terrenal y en el modo de actuar de las personas, olvidándome del amor y de fijar mi mirada sólo en Dios.

Hice La Penitencia por Amor, consagrándole mi vida al Señor y pidiendo que me permitiera nacer de nuevo. Él en su Infinita Misericordia me permite ver un libro, del cual cada página era un capítulo de mi vida. Cada vez que hacía el Rosario e iba a la Eucaristía, cada página quedaba transparente y Jesús escribía allí “Jesús y María” en unas letras de color dorado. Saben, es hermoso ver cuánto amor tiene Dios para sus hijos y que sólo con esta fórmula sencilla, pero efectiva, nos perdona todo lo que hemos hecho y nos devuelve de nuevo el alma limpia y pura.

Cada día viví cosas inolvidables que me enseñaron mucho a conocerme desde mi concepción hasta el día de hoy. Cuando estaba viviendo mi séptimo año, sentía mi corazón destrozado, sólo le pedí al Señor que si ese dolor era necesario, hiciera lo que tenía que hacer, porque yo quería ser una nueva persona. Fue durísimo, fuertísimo y sentí que me arrancaron mi corazón. Al otro día me sentía feliz y al hacer la Eucaristía, en el altar había siete sacerdotes, uno por año. Los regalos de Dios son inmensamente grandes y llenos de amor.

El Señor me sanó de complejos, de tristezas y sobre todo del rencor que tenía en contra de algunas personas que me habían hecho daño; hoy puedo hablar con mucha libertad, con compasión y misericordia de ellas. Cuando salí del convento ya no quería saber nada de ese lugar, pero Dios me enseñó a reparar, orar y perdonar por este sentimiento que nació en mí, sentí que Él, de nuevo, me daba una oportunidad de amarle y seguirle, aún estoy en el proceso de enamorarme más de Él y darle un Sí definitivo, lo estoy haciendo con paciencia y lentamente.

Para todas las personas consagradas: recuerden nunca arrepentirse y seguir al Amor de verdadero Dios.

 

Pic 2ALMA CONSAGRADA ACORRALADA POR SUS TEMORES, HACE LA PENITENCIA POR AMOR Y DIOS LE RENUEVA SU VOCACIÓN.

Una noche en su celda un Fraile, se encontraba acorralado por muchas dudas con respecto a su vocación, se sentía solo y sin deseos de orar, estaba pasando por un desierto espiritual, prendió un pequeño radio para escuchar música intentando conciliar el sueño y encontró una voz de aliento que le invitaba a buscar ayuda pues no encontraba la salida a todo lo que le estaba pasando.

Fue así como le llegó a su corazón un llamado para que buscara ayuda a través de la persona que había escuchado en la radio, investigó y llegó a la Fundación Creo, allí, él se sintió acogido, pudo desahogarse y sintió deseos de hacer lo que fuera con tal de salvar su vocación. Fue entonces como le dimos a conocer La Penitencia por Amor.  Comenzó a hacerla, y actualmente sabemos que por la gracia de Dios esa vocación va camino al sacerdocio Santo de Dios.