2710494 - 6178618 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

1a. VOLVER A NACER

 TESTIMONIOS DE LA PENITENCIA POR AMOR !!!!  


1a. VOLVER A NACER

 

Pic 2LA PENITENCIA POR AMOR ME DEVOLVIÓ LA DIGNIDAD, ME REGALÓ UN PRINCIPE AZUL Y UNA FAMILIA FELIZ

Un día llegó a mi consultorio una joven muy hermosa de 27 años de edad, estaba cansada de que todos los hombres que se le habían acercado, pretendieran maltratar sus sentimientos a través de engaños y de promesas que nunca se cumplieron. Ella, en su necesidad de llenar los vacíos afectivos iniciaba diferentes relaciones que duraban poco, pero le dejaban grandes heridas y nuevos vacíos muy difíciles de llenar.

Cuando le conté que Dios la amaba y deseaba que fuera feliz; añadí que Él había creado una persona para ella que la esperaba en algún lugar del mundo, un príncipe azul, que la amaba sin conocerla y que la única forma de encontrarlo era sanando su corazón por medio de La Penitencia por Amor . La esperanza volvió a nacer en ella. Empezó con gran entusiasmo a hacer la penitencia que aparece en el capítulo “La Penitencia por Amor  como camino de salvación para... Mi historia”, para liberar primero su corazón de toda atadura de pecado que haya sido transmitida por sus generaciones pasadas.

Esta joven fue muy obediente, pues le ofreció su castidad a Dios, porque ella sentía que era el mismo Dios quien quería verla libre y sana; una vez terminado este proceso, inició La Penitencia por Amor  como camino de salvación para...sanar área emocional de vivir las gracias de la Santa Eucaristía, el Santo Rosario y  las visitas a Jesús Sacramentado, para sanar todas las heridas que le quedaban a causa las relaciones pasadas. Dios le mostraba que la quería hacer de nuevo, ya que su alma había sido contaminada de pecado y estaba invisiblemente atada al pasado de todas estas personas. Ofrecía su comunión diaria pidiéndole “perdón y misericordia” a Dios por cada uno de estos seres equivocados que le habían causado tanto daño. Poco a poco experimentaba mucha paz en todo su ser, se sentía libre de los traumas que cada uno de sus novios le había causado, porque con sincero corazón ella los perdonaba, los bendecía y los liberaba; mientras tanto, le pedía a Dios que por favor la acercara a su príncipe azul.

Durante las consultas, hacíamos por escrito el pedido de su príncipe azul, que consistía en enumerar las cualidades, virtudes y talentos que describieran a un ser integral, con las condiciones necesarias para que formara con ella una pareja y una familia feliz, luego lo presentaba ante  Jesús Sacramentado y le decía que deseaba un hombre igual a ese; el Señor le hizo entender en su corazón que ella estaba buscando un hombre semejante a san José, en este orden de ideas, ella tendría que ser como la Virgen María, en otras palabras, un alma muy virtuosa.

A medida que iba sanando su corazón, ella sentía la necesidad de elaborar su proyecto de matrimonio, a través de un álbum titulado “Mi Matrimonio Ideal”; entendía claramente que ella era hija de Dios, el Rey del mundo y se sentía como una princesa. Lo que pedía en ese álbum era su sueño de toda la vida; recortaba en revistas de novias todo lo que quería para su boda.

 Por eso les digo todo lo que pidan en la oración, crean que ya lo han recibido y lo tendrán. (Mr. 11:24)

 Además, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán por haber obedecido al Señor tu Dios. Serás bendito en la ciudad y en el campo. Serán benditos tus hijos y tus cosechas, y las crías de tus vacas, de tus ovejas y de todos tus animales. Serán benditos tu cesta y el lugar donde amasas la harina, y tú serás bendito en todo lo que hagas.

El Señor pondrá en tus manos a tus enemigos cuando te ataquen. Avanzarán contra ti en forma ordenada, pero huirán de ti en completo desorden.

El Señor enviará su bendición sobre tus graneros y sobre todo lo que hagas, y te hará vivir feliz en el país que va a darte.     (Dt 28:2-8)

Pasaron muchos meses y ella desesperada me decía: “creo que todo esto no va a ser realidad, ora por mí porque estoy perdiendo la fe”. Oré por ella pidiéndole a Dios que, por favor, nos confirmara si lo que estábamos haciendo era su voluntad. Él me puso en el corazón las siguientes palabras:
“dile que su esposo ya viene, que no apague la luz de su oración, que no lo busque en la calle porque llegará a su casa”. Cuando escuchó estas palabras se puso feliz y oró con más fuerza por él, empleando una oración sencilla y confiada que se puede leer más adelante.

Todo sucedió como lo había inspirado Dios, llegó a su vida el príncipe azul anhelado, se conocieron, se enamoraron, y la boda se realizó como ella la había soñado. Actualmente son una pareja muy feliz, tienen una hija y esperan su segundo bebé. En la Fundación somos testigos de este milagro de amor.

La oración que hizo durante varios días es la siguiente:

ORACION POR MI SER AMADO

Padre Amado, me presento delante de ti, para darte gracias por mi vida, para pedirte perdón por mis pecados y para consagrarte en este día todo mi ser.

Te ruego, Señor, me bendigas y me protejas, me llenes de los divinos dones de tu Santo Espíritu, para que se cumpla en mí, tu perfecta voluntad.

Señor, reconozco que soy tu hijo, que tengo una misión que debo cumplir, que nací para ser feliz y que has creado un ser maravilloso para mí, como mi perfecto complemento, que está en algún lugar del mundo y que llegará a mi vida para conocer la verdadera felicidad.

Padre, te pido de todo corazón, nos ayudes a conservarnos en el amor, la fidelidad, la pureza, el respeto y todos las virtudes de Santa María y San José, que nuestros santos Ángeles de la Guarda oren juntos ante todos los sagrarios del mundo por nosotros.

Bendice su mente con tu divina sabiduría, imprime en él tus pensamientos para que sea siempre un hombre santo.

Bendice sus ojos con la luz de Cristo para que siempre vean el camino de la felicidad perfecta.

Bendice sus oídos con tu santa palabra para que tus promesas se hagan realidad en su vida.

Bendice su boca con la verdad, para que sus palabras sean sinceras y sus mensajes de esperanza.

Bendice su corazón para que siempre esté dispuesto a amar y a perdonar.

Bendice sus manos para que trabajen dignamente y pueda ser generoso siempre.

Bendice sus pies, para que siga siempre el buen camino y pronto llegue a mí.

En el corazón de la sagrada familia, consagra nuestras vidas para que seamos imágenes vivas, de amor y fidelidad.

Que lleguemos un día para recibir tu bendición en el Sacramento del Matrimonio y que nuestro amor se consolide en nuestros hijos y así vivir en la tierra como la familia más feliz del mundo, que podamos ser testimonios de vida para otros y que seamos santos, para luego vivir eternamente contigo por los siglos de los siglos.