2710494 - 6178618 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

3. MI HOGAR

 TESTIMONIOS DE LA PENITENCIA POR AMOR !!!!  

 
3. MI HOGAR

 

Pic 2

La Penitencia por Amor sanó mi corazón y recuperé a mis hijos

“Soy una mujer de 51 años de edad, separada, tengo tres hijos mayores de edad y dos nietos. Mi vida era un caos, mi matrimonio muy difícil, y a raíz de todos los problemas que hubo en mi relación de pareja, mis hijos se formaron con mucho conflicto interior, razón por la cual han sido rebeldes, violentos e irrespetuosos.

“Yo era una mamá depresiva, muy orgullosa y rencorosa, débil de carácter frente a mis hijos. Viví 24 años con mi esposo, que fueron un infierno, situación que me llevo a una clínica de reposo. Después de esto me separé, llegó un poco la tranquilidad a mi vida, pero mis hijos estaban afectados, y la relación con ellos no era muy buena. Esto se convirtió en una situación complicada, porque ellos no me respetaban ni tampoco admitían la disciplina que yo les pedía en el hogar; terminé de pelea con mis hijas (ellas ya son mamás) y me quedé sola con mi hijo, pero la convivencia con él era difícil, ha sido una persona bastante violenta conmigo, quería pasarse por encima de mi autoridad y hacer su voluntad en el apartamento. Todo esto nos llevó a tener muchos conflictos. Yo estaba mal a raíz de todo esto, y sufría mucho porque la comunicación con mis hijos estaba rota.

“Desesperada y deprimida llegué a buscar una ayuda en la Fundación Creo, por consejo de una hermana. Allí me acogieron e inicié una terapia, sugerida por una psicóloga de allí. Esta persona me hizo ver que mis conflictos empezaron desde mi niñez, hubo mucha violencia, alcoholismo, abuso sexual y otros traumas que me marcaron y que de alguna manera me llevaron a repetir esa historia en mi hogar y en mis hijos.

“Empecé mi terapia que se llama La Penitencia por Amor, que consistió en hacer una carta a Dios Padre contándole mi vida desde que nací, mi niñez, mi adolescencia, juventud, matrimonio, la mala relación con mi mamá, entre otros. Luego se la leí al Señor en el Santísimo Sacramento, me confesé y empecé a asistir a la Eucaristía diaria y comulgando; oraba con el Rosario diario por cada año de mi vida, la primera fue por mi gestación en el vientre de mi madre y la siguiente por el primer año y así sucesivamente hasta la edad que tengo. Fue maravilloso, la Grandeza de Dios fue llenándome de paz, y vi como mi hijo se iba calmando de esa agresividad hacia mí. Las cosas han ido mejorando cada día, la relación con mis hijas también, ya nos hablamos y nos perdonamos.

“Ahora estoy más tranquila, fue sanada mi niñez, y poco a poco el Señor me ha ido sanando y transformando; me siento feliz. Me ha costado mucho perdonar a mi esposo porque viví situaciones muy difíciles pero ahora tomé la decisión de hacer La Penitencia por Amor  por él y perdonarlo de corazón”.

Nubia